5 jun. 2009

La Europa que nos espera.

Siempre cotejan con nuestros vecinos los aspectos que interesan para hacer comparaciones y en la mayoría de los casos se usan artimañas para ocultar la cruda realidad que rozan el esperpento.

Estamos a la cabeza en vejez y a la cola en su asistencia, quieren alargar la vida laboral y el 72% de nuestros mayores son de los que más trabajan de la UE, cuidando a los nietos, una labor realizada con agrado que no deja de ser una ocupación.

España dedica el 20,9% en protección social, muy por debajo de la media de la UE (26,9%) estos son los datos que se conocen según un estudio de Eurostat. El gasto por habitante en Francia es de 8.200 euros por el contra en España alcanza los 5.163 euros.

Estamos muy por debajo en salarios algo de lo que no se deben preocupar los nuevos europarlamentarios han unificado sus sueldos con el resto de sus colegas europeos y pasaran a cobrar 13.000 euros (no con mi voto) hasta ahora cobraban el mismo sueldo que sus compañeros de las cámaras nacionales, lo que provocaba enormes disparidades por la remuneración de cada país.

Entretanto los trabajadores seguiremos escuchando propuestas de reforma laboral contención de salarios y reducción de costes.

Es un alivio que digan que bajan los precios, aunque en la frutería todo sigue valiendo 0,99 euros como hace dos años, desde la entrada del euro ese es el precio de referencia para la mayoría de productos.

El precio del gasóleo aumenta un 6% en solo una semana llegando al nivel de hace seis meses. La especulación vuelve y el petróleo vuelve a ser la presa preferida, todos sabemos las graves consecuencias que esto puede generar en la economía domestica.

Mientras (en Barcelona) 537 personas pierden su piso social por la denegación de la hipoteca (los bancos no son hermanitas de la caridad) algo razonable cuando una vivienda protegida alcanza la módica cantidad de 270.000 euros, y no es cuestión de arriesgar el dinero aunque la pareja ingrese 3000 euros mensuales, que en los tiempos que corren ya es un ingreso mensual limitado a unos pocos privilegiados.

En el mismo ámbito de cosas, Cruz Roja prepara “kits” anticrisis para las familias con dificultades, esta ayuda no va destinada a ningún lugar fuera de nuestras fronteras, es para ayudar a miles de personas que no tienen cubiertas sus necesidades básicas en Catalunya.

Muy cerca, el pleno del Parlament de Baleares, aprueba la ley de servicios sociales (con la abstención del PP) para garantizar por ley el acceso a comida, ropa y techo.

Los técnicos una vez constatada la situación de precariedad de una persona o familia para obtener los servicios y alimentación básicos pasaran a informar de la obligación de la Administración para ayudarles a través de la entrega de bolsas con alimentos, acceso a comedores sociales, becas de comedor…

Si la Administración no cumple, el afectado podrá acudir a los tribunales y denunciarla. Lo que no ha trascendido es si el esto también va a cargo de erario público o lo deberá pagar el indigente en cómodos plazos.

En el país de las subvenciones todo son ayudas. Las ayudas no son una inversión de futuro, no se crea riqueza, ni empleo. Estas soluciones son artificiales, insuficientes y efímeras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

:-) :-S :-P :-[ :-D }:-] X* ;-D :-| :-} :*) :-( ;-) XD

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com