30 oct. 2010

El cambio de horario, el reloj biológico y la primera crisis del petróleo.

No olvides retrasar una hora en el reloj esta noche: a las 3:00 serán las 2:00
 
En el momento de hacer el cambio de horario, reflexionamos sobre la dudosa necesidad de trastornar nuestros relojes biológicos, por un supuesto ahorro energético. Red Eléctrica de España habla de un ahorro menor del 0,5%.

El consumo eléctrico, depende de muchos factores, y los datos del "beneficio" del cambio de hora son perfectamente discutibles. Aseguran que hay un ahorro gracias a él de unos 6 euros en cada hogar. Pero quien compensa los efectos negativos y de salud que comporta a las personas, como los trastornos en el sueño, entre otros. Los efectos negativos para gran parte de la población no se tienen en cuenta ni se valoran con seriedad.

Hay estudios controvertidos sobre el asunto, y su beneficio real en la actualidad.

Es posible, incluso, que con el horario de verano se consuma más (hoy en día los aparatos de aire acondicionado y otros electrodomésticos van por delante en gasto al simple iluminado del interior de las casas) En muchos establecimientos comerciales los aparatos de refrigeración funcionan sin parar durante horas. Algunos incluso tienen las puertas abiertas para atraer a los clientes, esto anula el supuesto ahorro.

En el otro lado esta la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera.

Lo cierto es que habrá opiniones para todos los gustos pero a falta de un estudio serio y demostrado algunos pagaríamos 6 euros en impuestos para evitar un conjunto de inconvenientes.



El cambio de hora comenzó a generalizarse, aunque de manera desigual, a partir de 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar mejor la luz del sol y consumir así menos electricidad en iluminación.

Desde 1981 se aplica como directiva y ha sido renovada sucesivamente cada cuatro años. En total, hoy aplican este cambio cerca de 70 países.





El reloj biológico marca el ritmo de la vida.

Reciben el nombre de ritmos circadianos una especie de relojes biológicos que controlan ciclos de 24 horas en casi todas las criaturas vivientes, y de los cuales todavía se sabe muy poco. En los seres humanos y en otros animales, estos relojes circadianos internos del cerebro, regulan los ciclos del sueño y la vigilia, así como la temperatura corporal, la presión arterial y la liberación de diversas hormonas endocrinas.

Los seres vivos cuentan con un reloj biólogico que marca los ritmos de su vida. En el hombre su desajuste causa cefaleas, insomnio, irritabilidad

se ha calculado que el ser humano requiere en promedio un día por hora de desincronización para volver a regular su ritmo biológico.

En el siglo XVIII se descubrió que el movimiento de las hojas de las plantas seguía un ritmo biológico temporal, denominándose reloj circadiaco o biológico. Dichos ritmos diurnos, semanales o anuales, son estudiados por la cronobiología. El ciclo circadiano se reproduce aproximadamente cada 24 horas, y por el cual se ajustan los ritmos endógenos de los organismos vivos, incluso en ausencia de indicadores externos como la salida o la puesta del sol.

Hace 30 años, dentro de la cronobiología hubo un importante hallazgo, al descubrirse que la alteración o desaparición de un pequeño sitio del cerebro, llamado núcleo supra-quiasmático, alteraba los ritmos del organismo. Ocupa un volumen de tan sólo 0.8 milímetros cúbicos en la región del hipotálamo, en la base del cerebro, y se sincroniza instantáneamente gracias al preciso mecanismo de las 16 mil neuronas que lo componen. Este hallazgo fue la primera evidencia de que en el cerebro hay un reloj maestro que rige muchos de nuestros mecanismos básicos, denominado reloj circadiaco o biológico. Los seres humanos somos seres "temporales" , por lo que cualquier alteración en nuestro ritmo de vida habitual, como por ejemplo, estudiar y trabajar hasta altas horas de la noche, puede generar trastornos en el comportamiento.

Una consecuencia del reloj biológico se observa en los trabajos nocturnos y turnos rotativos, produciéndose, por su desfase, alteraciones en la salud, tales como insomnio, irritabilidad, y cefalea...

7 comentarios:

  1. A mí me fastidia mucho el cambio, pero hoy he aprovechado la hora demas para hacer el vago. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sheol
    Yo he trabajado una hora más ;-)

    ResponderEliminar
  3. A mi el cambio de hora me parece bien por la mañana, que amanece antes. Pero no me gusta por la tarde, anochece más pronto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. De todas formas, no por mucho tempranar amanece más madruga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo no soy partidario del cambio de horario, antes está la salud que cualquier otro posible beneficio. Yo, que como muchos tengo el absurdo horario laboral de mañana y tarde, con las consabidas dos horas para comer, algunas tardes nubladas del invierno cuando llego al trabajo está anocheciendo. Luego nos quejamos de la poca productividad de este país.

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos.
    Sigo sin ver el beneficio de los cambios de hora y sí argumentan con estudios que está comprobado que afecta a la salud...entonces que hay de verdad en todo lo que pretenden hacernos creer sobre que es bueno para ahorrar y bla,bla,bla...
    Gracias por venir, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que con el cambio de hora nos están matando a todos poquito a poco ¿Será verdad?.

    Hola señor "serio" XD

    Gracias por lo de guapa...:*)

    ResponderEliminar

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com