13 ago. 2011

Las prejubilaciones, un privilegio solo para unos pocos.


Tengo que reconocer que el año pasado me pillé varios “cabreos” a costa de la dichosa ley que se sacó el gobierno de la manga, de establecer el nuevo límite de la jubilación a los 67 años, reconozco que no lo asumí entonces y que sigo sin aceptarlo. Porque hay algo que siempre me hace saltar y son los agravios comparativos, eso de: una ley para ti y otra para mi (y por supuesto, para mi la buena y para ti la mala, claro).

Prejubilaciones y jubilaciones a los 67 años, dos caras de una misma moneda, pero ¿qué es lo que hace que unos (privilegiados) estén en un lado y otros (llamados curritos o mejor “pringadillos”) estén en el otro? ¿Por qué se permite que en este país haya una mitad de prejubilados de lujo, que apenas pierden ingresos ni derechos, mientras la otra mitad tienen que seguir trabajando para que ellos sigan disfrutando de su estatus?


Hay una cosa que nunca he entendido en este tema y es en dónde estaba el ahorro para las empresas, porque si resulta que seguía pagando a su trabajador prejubilado hasta que alcanzara la edad oficial de jubilación (aparte de la alta indemnización añadida que tendría que pagarle por el despido) y por otra, pagaba un segundo sueldo del trabajador que tendría que sustituirle, a mi me salen dos sueldos y uno de ellos improductivo, puesto que el señor o señora prejubilados están en su casita sin trabajar, entonces ¿dónde está el tan cacareado ahorro que según la empresa se pretende hacer? Yo no veo el ahorro por ningún lado…….

¿Cómo se entiende que, por un lado, el Estado endurezca las condiciones de algunos trabajadores, obligándolos a retrasar la edad de la jubilación a los 67 años y por otro lado, permita miles de prejubilaciones cada año, sólo para reducir el coste laboral de esas empresas, que terminará sustituyendo sueldos altos por contratos precarios o incluso ningún contrato, pero trasladando al final, parte de ese coste al Estado? Y resulta que a los grandes banqueros y empresarios de este país, se les queda la boca pequeña de decir que lo que tienen que hacer los trabajadores de este país es deslomarse trabajando hasta los 67, pero mientras ellos se sacan de la manga EREs por aquí y por allí, dando prejubilaciones a los trabajadores de empresas como: CAJA MADRID (ahora BANKIA tras las fusiones), BBVA y otros Bancos y Cajas de Ahorro, y las últimas fusiones de las cajas van a suponer la salida de entre el 15 y el 25% de la plantilla, la mayoría, a través de expedientes de regulación de empleo pactados bajo la fórmula de prejubilaciones, cosa que contradice lo que decía Rodrigo Rato hace unos meses, que aconsejaba prolongar la vida laboral de los españoles (¿de qué españoles?). También se practican de forma habitual (y no sólo ahora por la crisis) en otras grandes compañías como TELEFÓNICA (hablan de prejubilar a 8.500 empleados en estos meses), IBERDROLA, GAS NATURAL, RTVE (un ente público, por cierto), IBERIA, el sector cerámico de Castellón y prácticamente en todas las grandes empresas de este país, donde deciden quitarse de encima a sus trabajadores de entre 50 y 55 años, a través de EREs que por supuesto cuentan con la connivencia de los sindicatos, que se llevan un 10% de lo que se firma en ellos. Y la cosa va de que las empresas despiden a gente, la mandan a su casa para cuadrar sus cuentas y los españoles somos los que durante un tiempo pagamos esas prejubilaciones, porque eso de que las empresas pagan el total de esas prejubilaciones no es totalmente cierto.

Y luego resulta que las estadísticas nos hablan de que en España poco más de la mitad de los trabajadores se jubilan a los 65 años, o sea, que casi la otra mitad se jubila antes de la edad oficial de los 65, que teníamos hasta ahora. De hecho, la edad media de jubilación en este país es de 63,7 años, así que, al final ¿cuántos son los pringados que se han jubilado a los 65? ¿y cuántos van a ser los nuevos pringados que lo harán a los 67?


Y otra paradoja curiosa es que precisamente los trabajadores que se prejubilan suelen ser encima los que tienen unos trabajos más descansados (yo no he visto nunca estresado a ningún trabajador en ningún banco). Y encima, los sectores que más prejubilan son los que menos empleo generan, entonces ¿cómo se entiende esto?

Yo siempre he sido de letras y las Matemáticas la verdad es que siempre se me atragantaban, pero aún no dándoseme muy bien los números, yo me pregunto ¿y no sería más lógico que en lugar de querer retrasar la jubilación de ALGUNOS españoles, no se destinarán TODAS las energías a CREAR EMPLEO para la gente joven? Es a ellos a los que habría que dar una oportunidad para entrar cuanto antes en el mercado laboral y que fueran los nuevos y frescos cotizantes del Sistema.



Para mi la solución sería así de sencilla: dar empleo a todos los jóvenes (y no empleos precarios) y dejar que cada cuál decida cuando quiere fijar su propia edad de jubilación, a partir de un límite mínimo y razonable para TODOS (pongamos los 60 años, por ejemplo) y ya sean de la empresa pública o de la privada, y que tengan las lógicas penalizaciones si lo adelantan (pero que no sean unas penalizaciones tan excesivas y gravosas como para que el trabajador prefiera no haber cotizado nunca en su vida, porque le saldría igual que si recibiera una pensión mínima no contributiva) e incluso que se potenciaran jornadas de trabajo parciales.

¿Es tan difícil de entender y llevar a cabo todo esto? ¿Es tan difícil diseñar y llevar a cabo leyes que sean IGUALES PARA TODOS? MISMAS OBLIGACIONES, MISMOS DERECHOS, MISMOS PRIVILEGIOS.


Por cierto, como última curiosidad, dejo uno de los datos extraídos de la VII edición de la encuesta ¿Qué quieres ser de mayor? elaborada por Adecco y Fundación Adecco y realizada entre 1.200 niños del Estado, con edades entre los 4 y los 16 años. Pues bien, según estos críos, la edad ideal para jubilarse debería de estar entre los 51 y los 65 años……….una amplia flexibilidad, son listos los chicos ¿verdad?
Y para acabar dejo este comentario en clave de humor, que he encontrado buceando por Internet, y que resulta muy ilustrativo, respecto a como está el panorama actual en nuestro país:

              Estudié hasta los 25 y viví de mis padres hasta entonces (29%)
              De los 25 a los 48 trabajé y bueno, todos sabemos lo que es eso (27%)
              De los 48 a los 85 que fallecí gané pasta sin hacer nada (44%)
              Total que he estado el 73% de mi vida sin hacer nada. ¡Como amo al Sistema!


Escrito por, Nieves (Corresponsal La Zona Mileurista Madrid)

2 comentarios:

  1. no estoy de acuerdo con ellas, las prejubilaciones ¡

    ResponderEliminar
  2. La vida es así de injusta, algunos trabajar hasta desfallecer y otros disfrutar de un jubilación anticipada a nuestra costa. Besos.

    ResponderEliminar

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com