7 sept. 2008

¡Hay gente que no llega a 800 euros al mes!


Año tras año, patronal y sindicatos pactan la negociación de los convenios colectivos. Según datos del INE, se traduce en que 5,1 millones de asalariados, el 35% del total, no cobra ni 1.000 euros brutos al mes.

Un estudio elaborado por Watson Wyatt confirma la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores. Esta consulta realizada a más de 300 empresas españolas, muestra la evidente situación de sueldos precarios.

Nunca se habla de subidas salariales concretas, sino de tener en cuenta la inflación y aplicar también a los sueldos las mejoras de productividad.

Hace años siempre era mejor el convenio de empresa que el sectorial. Ahora hay grandes almacenes, por ejemplo, que tienen beneficios enormes y sueldos de miseria”, y empresas que firman convenios propios para ir a peor.

La supervivencia suele venir de la mano de las horas extra y de la propia sensibilidad del empresario que ‘regala’ complementos salariales ‘en negro’ que distan mucho de los derechos del Estado del Bienestar. Ocurre con muchas empleadas de hogar, de gasolineras, de las antiguas ‘Todo a 100’, con re-ponedores de los grandes centros comerciales, empleados de tiendas de pintura o carnicerías donde no hay convenio colectivo al que acogerse. El de empleada del hogar es uno de los oficios con poco beneficio. Un salario bajo conlleva una alta rotación, la realización de tareas para las que no siempre se está cualificado y, casi siempre, gran precariedad a modo de contratos encadenados y al arbitrio de la picaresca.

Es injusto cargar todo el peso de la recesión a los salarios. Poner como tope al ‘mileurista’ y negociando los sueldos siempre hacia abajo, no es la mejor medicina para crear confianza, fomentar la productividad y potenciar el consumo.

El IPC, ya no es un indicador valido y las cláusulas están obsoletas, hay sectores que ni siquiera cuentan con revisión salarial. Las subidas se quedan insuficientes y los sueldos no pueden competir con la inflación.

La Carta Social Europea, dice, «la realidad ha demostrado que un aumento del SMI no frena la creación de empleo». Reclama para toda la UE que el salario mínimo, no sea inferior al 60% del sueldo medio. En nuestro país se llega por poco al 46%.

Las recomendaciones se pierden en el olvido.

Mientras el coste da la vida avanza sin freno, muy por delante de la remuneración que reciben los trabajadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

:-) :-S :-P :-[ :-D }:-] X* ;-D :-| :-} :*) :-( ;-) XD

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com