24 feb. 2010

La buena crisis de los ricos sacrificios para los pobres.



En el año 2006 España entro en el grupo de los 10 países con mayor número de ricos después de EEUU, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, China, Canadá, Italia y Suiza.

Dos años después, el Gobierno rebajo, por un Real Decreto, los impuestos a los banqueros y sus altos ejecutivos. Pasaron de tributar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas pasaron de tributar del 43%, al tipo reducido del 18% que les corresponde ahora.
Estos mismos altos cargos y ejecutivos son el verdadero poder económico que por encima del político y la voluntad popular mueven los hilos del mundo. Son los que dicen que los salarios de los sub-mileuristas son altos, que la caja de las pensiones de miseria puede quebrar, que el despido es caro (tanto que sigue creciendo el paro sin parar), que los nacidos antes de los años sesenta deberán ser penalizados a trabajar más porque peligran las pensiones miserables que nos esperan cuando nuestros huesos no puedan soportar nuestro propio peso.

Los señores del dinero, son los que financian las campañas de los partidos, los que deciden las políticas económicas y sociales son los que dirigen la vida de los ciudadanos. Mientras las ganancias se privatizan ellos socializan las deudas, reciben ayuda pública y ellos la niegan defendiendo sus posiciones de empresa privada.

Ellos, sostienen que el modelo productivo es insostenible, que la población envejece y el sistema no soportara la carga de proveer de un retiro merecido a los trabajadores de la generación del "baby bom". Exigen trabajar más tiempo a quienes, empezaron su vida laboral desde muy temprana edad cotizando para tener una vejez digna y aportando parte de su salario a la seguridad social durante más años que ninguna generación anterior y posterior lograra nunca.
Ellos que cobran jubilaciones millonarias ven equitativo penalizar con un 8% si te jubilas antes y te incentivan con un mísero 2% por año extra trabajado.

Ellos que dicen que falta mano de obra cuando en las fabricas cada día hay más maquinas haciendo el trabajo de las personas. No es un problema demográfico ni de natalidad simplemente que las maquinas no cotizan ni pagan I.R.P.F.

¿Se han parado a reflexionar, señores estadistas de mal agüero, sobre este dato; la alta ocupación de los automatismos en los puestos de trabajo que antes relizaban exclusivamente las personas, piensan que la tendencia se va ha invertir en detrimento de los beneficios, la mayor rentabilidad, menores costes y nula conflictividad laboral de los robots?
¿Para cuando un estudio de cuantos trabajadores ahorra una maquina y que se haga una cotización base a la Seguridad Social equivalente por los puestos de trabajo de sustitución de personas en el mercado laboral?

No seamos ingenuos, las clases más altas no quieren sostener el estado social, están para ganar dinero.

El verdadero empresario es el que da empleo y cada día debe pelear con su banco o caja, el que cada día hace cuentas para saber si llegara a pagar a los proveedores, las basuras, el agua, la luz, el teléfono, los módulos, los impuestos, salarios…

Estos empresarios son los que necesitan toda la ayuda y a ellos son los que han abandonado para dar el dinero a los mismos que crearon la crisis. Esos que siguen invirtiendo con el dinero en productos de alto perfil especulativo, bienes que suben y bajan de valor al ritmo que ellos marcan, se almacenan para que la excasez suba el precio, se saturan los mercados para que baje… en pocas palabras; se sigue especulando, defraudando y gozando de maravillosos paraísos fiscales sin pudor ni remordimiento mientras “ellos” piden sacrificios a los pobres sufridores ciudadanos para sacarles "las castañas" del fuego y ellos tienden la mano para cogerlas y los más avispados aumentan sus beneficios a costa del desastre.
Las clases económicas más poderosas pagarán los mismos impuestos por mucho que estos suban, entre otras cosas porque cuentan con una serie de posibilidades financieras (SICAV, paraísos fiscales…) que amortiguan el impacto de cualquier política fiscal, mecanismos vetados al resto de contribuyentes.
Nadie ha ido a la cárcel, nadie ha cargado con las culpas pero son muchos los ciudadanos del mundo que deberemos expiar sus excesos y avaricia por muchos años.

Una “buena crisis” impulsa los mercados financieros y arruina a los pobres.

A río revuelto, ganancia de pescadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

:-) :-S :-P :-[ :-D }:-] X* ;-D :-| :-} :*) :-( ;-) XD

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com