13 ene. 2009

La "administración pública más rentable" del Estado sube tarifas.

La DGT, además de vigilar "por nuestra seguridad", es uno de los negocios más lucrativos jamás creados. Cualquier inversión para encauzar las actitudes al volante devenga cuantiosos beneficios económicos. Las sanciones elevadas para salvar vidas y castigar como se merecen los delincuentes de la carretera son aceptables. Los buenos resultados en las cifras de accidentes y por tanto en vidas humanas son indiscutibles.

Más cuestionable es el afán recaudatorio sin justificación. Subir las tarifas administrativas en un momento donde la economía de las familias atraviesa grandes dificultades.

Es inaceptable, en una institución que se vanagloria de no sancionar con afán recaudatorio por qué no necesita obtener el dinero por ese medio.

El Sr. Pere Navarro siempre se ha enorgullecido que la DGT tiene superávit un año sí y otro también, además de contar con fondos de sobra para desarrollar sus funciones sin dependencia de las sanciones.

Mientras la industria del motor está en aprietos y se crea un “plan integral de ayuda a la automoción” con rebajas de impuestos. El sector pide una línea de crédito del ICO de 10.000 millones para financiar a concesionarios y clientes finales. Insisten, además, en la importancia de suprimir el impuesto de matriculación (la eliminación de este gravamen supondría que las comunidades autónomas dejarían de ingresar este año unos 880 millones de euros).

Por parte de la DGT, esto es lo que ocurre;

La DGT va a recaudar más, esta vez no es una nueva normativa sancionadora destinada a “educar” al conductor.

El ingreso vendrá por vía administrativa, sin arrancar el coche, con el motor parado y sobre el mostrador. Se trata de los inevitables papeles obligatorios, la tediosa burocracia recaudatoria.

La Dirección General de Tráfico aplica a partir del 1 de enero un incremento en las tasas que cobra a los propietarios de vehículos que oscila entre el 20 y el 68 por ciento en mayoría de los casos.

“Las nuevas tasas de Tráfico recogen incrementos del 21,33 por ciento para la expedición de permisos de circulación -trámite obligatorio e indispensable para la adquisición de un vehículo-, que fijará el coste total en 90 euros; del 25 por ciento en las licencias, fundamente para ciclomotores, que deja el valor en 25 euros; de un 72 por ciento en las autorizaciones especiales, con un resultado final de 120 euros; un 2,15 por ciento más en los permisos temporales, en tanto que un 11,60 suben las transferencias y un 68 por ciento las específicas de ciclomotores, lo que se traduce en 25 euros.

Carné más caro. Pero también suben los permisos de conducción. Sacarse el carné costará ahora 85 euros, un 6,12 por ciento más, siendo los exámenes que se realizan fuera de la capital los más caros, con 40 euros y una subida del 54,40 por ciento, los más castigados, ya que los que tienen lugar en el casco urbano bajan un 4,24 por ciento. También los canjes de permisos, que se quedan en 26 euros, aumentan considerablemente: un 30 por ciento.



Además, Tráfico incrementa también el resto de tarifas, entre el 1,94 por ciento de las inspecciones y el 33 por ciento de la alteración de elementos personales de los diferentes documentos. Incluso las autoescuelas sufrirán las subidas de precio a pesar de la crisis económica, con un 22,55 por ciento más para tramitar la apertura de un centro, que supondrá al empresario 400 euros en total.”

Estamos cansados de ver campañas de tráfico diciendo que trabajan por nuestra seguridad. ¿Se piensan que somos tontos? Lo único que hacen los responsables de tráfico es multar y enriquecerse a nuestra costa sin poner medios para evitar accidentes y muertes.

Ahora se destinara una partida para señalizar los puntos negros conocidos. El Ministerio de Fomento invertirá 1.200 millones de euros en la señalización e instalación de radares en los tramos de la Red de Carreteras del Estado considerados como puntos negros, por su alto grado de accidentalidad.

En la geografía nacional de existen 37 con alto riesgo, también considerados de riesgo medio-alto, medio, bajo y bajo-medio, hay en España 973 tramos. De arreglar las carreteras y evitar muertes, nada la carretera se queda igual, solo se van a señalizar y colocar radares.

De acabar definitivamente con estos puntos de alta siniestralidad, nada. Mucho recaudar y poca voluntad para arreglar las carreteras de la muerte.

Como muestra esta noticia del año 2004.

Fomento quiere acabar con los puntos negros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

:-) :-S :-P :-[ :-D }:-] X* ;-D :-| :-} :*) :-( ;-) XD

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com