1 jun. 2011

Problemas para todos, menos para aquellos que los han provocado.

En diferentes puntos de nuestro territorio deprimido por el paro crece la explotación laboral. No es nada nuevo, la economía sumergida ya existía en tiempos de bonanza y ha existido siempre pero la situación debería preocuparnos por el delicado momento en el que nos encontramos.



Por fin, la prensa se atreve a hablar públicamente del INEM de los marginados. Un problema asociado a la desesperación de las personas y la falta de escrúpulos de empresarios que se aprovechan de gente en situación límite. Seguro que ahora se va a pedir más control sobre la subasta ilegal de trabajos. Algunos dirán “por lo menos dan trabajo”. ¿Es ese el futuro que queremos? Trabajo precario, sin contrato, sin derechos… Seres invisibles al mundo que salen a buscar cada día el sustento como braceros del siglo pasado, trabajando por días o incluso por unas pocas horas. Ya va siendo hora que se escriba en titulares lo que está sucediendo y como cierto tipo de gente sin escrúpulos se aprovecha de la desgracia de muchos para tener mano de obra barata esquivando, en algunas ocasiones, la legalidad y minando la dignidad de las personas.


Encontrar un equilibrio entre los intereses del capital y los derechos sociales parece una misión imposible más cuando el clima favorece claramente al sector con los mecanismos más potentes para poner todo el peso en la balanza y hacer caer las negociaciones hacia sus máximas pretensiones.
Por un lado está la desesperación de la gente que no tiene empleo los que lo han perdido recientemente y los que tienen trabajo pero no confianza en un futuro incierto .L a situación es delicada pero la excepcionalidad del momento es una herramienta poderosa para el capital, dejando las líneas a seguir en sus manos puede beneficiar a unos pocos y hacer estragos a gran parte de la sociedad.

Sin contar con nuestra opinión, los ciudadanos, estamos inmersos en una ola de recortes sociales mientras empresarios y sindicatos siguen negociando, el ala dura de la patronal pone sobre la mesa un documento incluyendo una propuesta que deja fuera de los convenios al personal directivo o empleados de confianza.

No deja de ser sospechoso que ha falta de pocos días para cumplir el plazo impuesto por el Gobierno para llegar a un acuerdo, la patronal fracture la negociación recuperando las caducas pretensiones y el discurso rancio de antaño.





Más deprimente, si cabe, es saber que siguen pidiendo abaratar el despido cuando se constata que la reforma laboral no ha servido para crear empleo y lo que es peor, se pierde empleo indefinido a pasos agigantados despidiendo con 33 días por año trabajado. Desmontando el falso discurso de que despedir en España es muy complicado y caro. ¡Qué pregunten a los cinco millones de parados!

En tanto otros siguen a lo suyo. Mariano Rajoy avisa que si gobierna reformara por ley el mercado laboral.

De una manera o de otra vamos a seguir pagando los errores de los que mismos que nos metieron en esta crisis que la han hecho responsabilidad de todos menos de aquellos que la provocaron.

Un dato; “aumenta la demanda de clínicas privadas que se nutren de mutuas”.
Esperemos que con tanta privatización en mente de los gobernantes a dictado de los mercados no tengamos dentro de unos años que salir al rescate de la sanidad privada con dinero público, lo mismo que ha sucedido con la banca.

2 comentarios:

  1. ¿Para cuando las cadenas y el collar? ya queda muy poco, hace tiempo que se ve en algunos lugares la estampa del "señorito" que va a la plaza a buscar jornaleros, tu si, tu sindicalista no, hoy pago x-, seguro que mañana menos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com