9 jun. 2011

Otro de los condenados por el secuestro, violación y asesinato en 2003 en Leganés de la joven Sandra Palo, ha quedado en libertad.


Violada y atropellada

Fue el 17 de mayo de 2003 cuando Ramón S.J., otros dos menores y un joven de 18 años introdujeron en un coche a Sandra Palo, que padecía una minusvalía psíquica, cuando esperaba el autobús y la condujeron hasta un descampado de la carretera de Toledo. Allí la violaron y atropellaron en repetidas ocasiones, para posteriormente prenderle fuego.

Uno de los menores condenados, Rafael F.G., "El Rafita", que cuando sucedieron los hechos tenía 14 años, cumplió definitivamente en junio del año pasado la pena de cuatro años de internamiento y tres de libertad vigilada que le fue impuesta por el crimen.

Sandra Palo era una joven de 22 años.

Mientras Sandra se encuentra esperando el autobús, se detiene un coche en el que viajan los cuatro ocupantes que más tarde serán acusados de su asesinato. Todos ellos con edades comprendidas entre los 14 y los 19 años.

Detienen el coche y convencen a Sandra para que suba amenazándola con un cuchillo a ella y a su ex novio y se dirigen hacia Getafe. A pocos metros obligan al ex novio a bajarse del coche y continúan el trayecto con Sandra, quien también intenta bajar pero es retenida por los ocupantes de los asientos traseros. Detienen el vehículo en un descampado en la carretera de Toledo.

Los cuatro ocupantes del coche deciden violar a Sandra fuera del vehículo. Cuando terminan de violarla todos, la víctima se incorpora con dificultades y trata de caminar para alejarse del vehículo pero los agresores deciden que si la dejan con vida puede identificarlos y ya tienen antecedentes policiales.

La golpearon con un palo en la cabeza. El principal acusado, apodado El Rafita, sube al vehículo y lo arranca atropellando a la víctima hasta en siete ocasiones. Tras los sucesivos atropellos la víctima agonizante permanece en el suelo pero con vida, por lo que deciden acercarse a una gasolinera y comprar un bidón de gasolina con el que regresar al lugar en dónde aun permanece la víctima, rociarla y prenderle fuego para desahacerse de las pruebas. La víctima fallece a consecuencia de las graves quemaduras.

Sandra fue encontrada a la mañana siguiente por un camionero en una cuneta junto a una empresa de rótulos en el municipio de Leganés (Madrid).

El Citroën ZX rojo que se utilizó durante el crimen nunca fue localizado. Se piensa que lo quemaron y lo tiraron por un barranco.


Según la autopsia, la víctima presentaba múltiples y graves lesiones, hemotórax bilateral, marcas de rodaduras neumáticas en la zona interior de los muslos, fractura de columna vertebral carbonización de casi la totalidad de su cuerpo, y lo último y mas doloroso una bolsa en la cabeza grapada al cuello.

Ramón S.J., uno de los condenados por el secuestro, violación y asesinato en 2003 en Leganés (Madrid) de la joven Sandra Palo, ha quedado este jueves en libertad tras cumplir la pena de 8 años de internamiento en régimen cerrado.

Uno de los menores condenados, Rafael F.G., "El Rafita", que cuando sucedieron los hechos tenía 14 años, cumplió definitivamente en junio del año pasado la pena de cuatro años de internamiento y tres de libertad vigilada que le fue impuesta por el crimen.

Una gran parte de la sociedad pide endurecer los castigos contemplados en la Ley del Menor sobre todo, para los delitos más graves.

5 comentarios:

  1. Esto si que me one de los nervios ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Desde siempre la justicia en este país ha sido y será un cachondeo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No sabia los detalles de este salvaje asesinato, me han puesto el vello de punta.
    Y los culpables en la calle, tan panchos a su aire, mientras la familia destrozada.
    O arreglan las leyes o esto es un desastre.
    Lo mejor de la justicia es no tener que necesitarla, porque estamos desamparados totalmente.
    Un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  4. En cuestiones de justicia estamos vendidos totalmente, este ha sido uno de los peores casos junto al de Marta del Castillo o las niñas de alcacer, o tantos otros, que nos hacen pensar en lo barato que les sale matar. Si pusieran leyes bien duras se lo pensarían dos veces.

    ResponderEliminar
  5. Todo el apoyo del mundo a las victimas.Mucha fuerza ,todo llegara.

    ResponderEliminar

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com