27 dic. 2008



Internet no tiene la culpa; el cine es muy caro.

La industria cinematográfica; productores, distribuidores, exhibidores… echan la culpa a la piratería, yo me decanto por la versión más cercana (amigos, conocidos…la gente de la calle); el alto precio de las entradas hace que las salas españolas pierdan espectadores año tras año. El coste medio de las entradas ha subido este año hasta los 5,75 euros, un 6,3% más que en 2007, casi el doble del IPC.

Barcelona es la ciudad con los con un precio medio de 7,14 euros, muy cerca están otras ciudades, entre ellas Madrid, todas con precios superiores a los 6,70 euros. Cádiz, Jaén y Córdoba cuentan con las salas más baratas, por debajo de los cinco euros.

Si añadimos una cartelera poco atrayente podemos borrar de la lista de gastos el séptimo arte.

El cine ha pasado de una tradición, por lo menos un día a la semana, a un lujo de tanto en tanto.

Como se añoran aquellas salas de reestreno, donde podías pasar una tarde de cine visualizando dos películas, a un precio más que razonable.

Saltamos este punto de nostalgia (muchos no saben ni de lo que hablo…salas de reestreno?), pasamos al apartado de las consumiciones.

Un punto de interés especial que puede ahorrarnos bastante dinero si optamos por disfrutar de la pantalla grande. Los cines siempre han tenido su rincón para consumir. La única diferencia es que antes había intermedio entre las películas, momento que se reponía fuerzas para disfrutar de la segunda entrega cinéfila.

Ahora las salas están especialmente preparadas para el consumo, es normal encontrar en los reposabrazos el lugar para colocar los “bidones” de refresco. Las tiendas están a la entrada de las salas listas para que compres sus productos. Está demostrado que los españoles nos gastamos más dinero en las palomitas, la coca cola y demás 'chucherías' que en la propia entrada del cine.

Aquí llega el momento de tomar la decisión más importante; consumir lo que venden las tiendas de los cines (si haces números una bebida y palomitas será más caro que la entrada) o llevar la bolsa con los productos comprados a un precio razonable.

Las salas de cine son salas de proyección de películas en las cuales están permitidas comer y beber, el bar del cine es un servicio opcional, sin obligación de consumir sus productos por el simple hecho de cruzar la puerta de entrada al local. Lo de no poder ir al cine con productos de casa es una mentira que favorece a aumentar los ingresos de las salas, ellos mismos declaran que ganan más por la venta de productos que las entradas. No es extraño al precio que cobran un refresco de barril en un vaso de usar y tirar.

Muchas personas desconocen la ley, desde 2003, el Reglamento General de la admisión de personas en los establecimientos de espectáculos públicos y actividades recreativas especifica que sólo se podrá negar la entrada con comidas y bebidas cuando esté prohibido consumirlas en el interior, no es el caso de las salas de cine.

Si en los cines no se pudiera comer ni beber, no se permitiría la entrada con estos productos, pero tampoco se vendería en su interior. Pero si dentro sí que se pueden consumir, no se puede negar la entrada con comida o bebida, venga de donde venga, para obligar a adquirirlos en el interior.
Así que para disfrutar del cine no es necesario hacer ese gasto extra, no pueden impedirnos el acceso a la sala con nuestra bebida y el bocata de casa.

En caso de que pongan impedimentos alegando que los productos no han sido comprados en las tiendas de la sala pedir la hoja de reclamaciones oficial de vuestra comunidad y reclamad vuestros derechos.

En Granada se ha sancionado a cuatro cines por prohibir la entrada a espectadores que llevaban comida de fuera. Aquí podéis leer la noticia publicada en; el Ideal de Granada .

Negar la entrada a espectadores con comida o bebidas compradas fuera del establecimiento incumple el decreto que regula el derecho de admisión.

Nunca os habéis parado a pensar; ¿por qué prefieren salas vacías a 8 euros en lugar de llenas a 4? Dicen que; no cubren gastos, les afecta la piratería, internet y la crisis, el cambio climático…

Sera como lo de bajar los pisos; “antes de bajar el precio se lo regalo al banco”. En este caso será quemar el local antes de poner las entradas a precios más razonables equiparados a los sueldos de los españolitos.

Además nos engañan con el principio de la proyección; nos tienen 20 minutos aguantando anuncios. Si quieren ganar dinero que pongan el doble de publicidad pero que cumplan los horarios marcados.

Puede que la innovación y técnicas digitales sean el salvavidas que necesitan las salas de cine.

Ir al cine para disfrutar de la experiencia en 3D (tres dimensiones) será la nueva revolución para un sector que debe apostar por la renovación, ofrecer algo más que los directos competidores; la proliferación de canales de televisión, Internet, la variada oferta audiovisual a la carta y la comodidad de disfrutar en el salón de tu hogar con las pantallas planas, la alta definición y el 'Dolby surround'.

La introducción de estos interesantes y atractivos elementos supone un golpe directo contra la piratería, incapaz de competir (en la actualidad) contra esta tecnología.

Sin embargo deben tener en cuenta que el nuevo sistema no ha de suponer un excesivo coste para el espectador, la oferta ha de ir acompañada de un precio competitivo.

Se trata de recuperar las salas llenas no convertirlas en un articulo de lujo para privilegiados.

El sonido mató la estrella del cine mudo. No ajustar los precios a la realidad, puede acabar con las salas de proyección.

En este enlace puedes ver el trailer de la película; “Monsters vs. Aliens

Realizada con la nueva tecnología 3D

Web Oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

:-) :-S :-P :-[ :-D }:-] X* ;-D :-| :-} :*) :-( ;-) XD

Quizás también le interese Mi Ping en TotalPing.com